Deshaciéndose de Vodafone Live!

Hace unos días llegó por fin el momento de cambiar de móvil. He tenido que despedirme de mi viejo y querido Nokia 6210 que ha aguantado de maravilla durante casi seis años (todo un logor para un móvil) y con el que he estado muy contento.

Revisando el catálogo encontré un Motorola V360 y fue el que me convenció. ¿Por qué? Porque era el único que me salía gratis y que tenía Bluetooth. Lo primero que me llamó la atención fue un botón en la pantalla principal que decía “Vodafone Live!”. Imaginé que sería una de esas cosas que te conectan a Internet o similares y en los que te puedes dejar un pastón. Pensé que bastaba con no pulsar el botón y listo. Sin embargo descubrí que no era tan sencillo ya que lo apreté accidentalmente un par de veces y se conectó a vete a saber dónde.

Eso me dejó bastante mosqueado así que cogí el libro de instrucciones para ver cómo se quitaba. Otra desagradable sorpresa… no se puede quitar el botón. Acudí entonces a Internet a buscar información sobre el tema y la conclusión a la que llegué es que hay que cambiar el software (¿sistema operativo?) del teléfono. Como no me apetece perder el tiempo con esas cosas decidí llamar a Vodafone.

He de decir que hasta ahora estaba razonablemente contento con Vodafone; la cobertura es suficientemente buena, puedo hacer llamadas y me cobran un precio más o menos razonable (un precio alto, pero mejor que los que me oferta la competencia). Sin embargo este asunto del vodafone live me estaba mosqueando así que decidí llamar con la intención de cambiarme de compañía si no me ofrecían una solución. Afortunadamente para ellos me atendieron correctamente y respondieron rápidamente a mi solicitud de desactivar el dichoso servicio.

¿Resultado de todo esto? Mi satisfacción con Vodafone ha caído un buen montón de puntos y probablemente acepte la próxima oferta que me haga la competencia.