La isla misteriosa

Haciendo limpieza en casa encontré hace unos días un viejo regalo que me hicieron cuando tenía quince años: una edición de lujo de La isla misteriosa” de Julio Verne. Recuerdo haber disfrutado mucho con su lectura, sobre todo con la genialidad de Ciro Smith, el ingeniero, con el que me sentía muy identificado. O me he vuelto muy tonto ahora o estaba muy engañado entonces con respecto a mis capacidades. Este Smith era casi un Supermán, sus conocimientos abarcaban un amplio abanico de campos: química, metalurgia, alfarería, física, etc… Tenía también la envidiable cualidad de unir su agilidad mental a una notable habilidad manual. Vamos un hombre muy completo que, según imagino, fue una gran influencia al elegir la carrera de Ingeniero Industrial.

Julio Verne

Aquella primera lectura, hace ya años, me emocionó. Un grupo de personas muy capaces y bien avenidas enfrentándose a la adversidad y a la naturaleza y que superan todos los obstáculos que encuentran.

Sin embargo en esta segunda lectura las emociones han sido bien distintas. Esta vez he visto un grupo de hombres, que se ven a sí mismos como “colonos”, que llegan a una isla, supuestamente virgen, y la manipulan a su capricho. Talan árboles, cazan, cambian el nivel de un lago, contruyen pequeñas “fábricas”, etc… sin preocuparse de los efectos que puedan tener sus acciones. Todo lo que hay ante ellos son recursos de los que pueden disponer libremente: minerales, plantas y animales no son sino materia prima.

Cierto que están en una situación límite, pero una vez superadas las primeras dificultades se empeñan en recuperar su antiguo modo de vida occidental (véase el empeño de Pencroff por conseguir su amado tabaco). También es bien cierto que son hombres de buena voluntad que en cuanto sospechan que puede haber otros naúfragos acuden en su busca para prestarles auxilio.

En fin, que esta vez he visto en el libro a la humanidad que se cree dueña del mundo y que ha llegado al punto en el que se merece estar con un planeta cada vez más contaminado y donde la desigualdad es cada vez más grande. Pero tal vez sea solo que hoy en día tengo una visión un poco más pesimista :-).

Por cierto que todo esto no me evita ni un poco el disfrutar hasta la última página de este maravilloso libro donde se puede aprender un montón. Puede que algún día recordar algunos pasajes de este libro te salven la vida… si acabas en una isla desierta en la que pueden encontrarse todos los recursos naturales necesarios y te acompaña un grupo de gente docta en muy diversas materias 😛

2 thoughts on “La isla misteriosa

  1. Pingback: Nideaderedes » Blog Archive » La isla misteriosa II

  2. Esta es una de la novelas literarias que mas me han gustado, le doy gracias a Dios que en realidad ay gente que se interesa por hacer cosas maravillosas. pensandolo biem es como decir que julio verne pudo haver vivido esta experiencia que es algo tan lindo. pero en este caso es de un ser valiente poder sobrevivir en una isla como la que este autor escribio. me gusto mucha la novela y espero encontrarme con una igual a esta, pero que sea escrita por julio verne.Podria decir que el gran misterio de la isla era el anciano nemo , ya que esta era como un todopoderoso que de cualquier peligro salvaba a los colonos y pienso que en el caso de la desaparicion de la tortuga, el pudo voltearla para que esta se fuera al mar. ya que este es un misterio que muchos jovenes de la preparatoria no pudieron comprender. GRACIAS SEÑOR JULIO VERNE POR ESCRIBIR ESTA NOVELA TAN LINDA. Me gusto mucho esta aventura. jose luis

Deja un comentario